Febrero 20, 2019
      

Transformación a la Nube. ¿Por qué es tan relevante la Nube Pública?


Porque es segura, fácilmente administrable, elástica, tienes el soporte de las grandes compañías que ofrecen el servicio de nube pública, las mejores prácticas en cuanto cumplimiento, procesos y certificaciones, disponible a solo unos clics y te olvidas de adivinar un plan de capacidad. Todo lo anterior por menores costos de OPEX.


Pero, ¿no me hace más vulnerable estar en la nube?


Una plataforma es vulnerable e insegura cuando no se define bajo las mejores prácticas de tecnología en general, principalmente por desconocimiento al respecto. Es decir, si una plataforma es insegura en un Data Center (On Premise) continuará siendo insegura en una nube y viceversa. Uno de los pilares de arquitectura de nube es considerar la seguridad como la prioridad máxima.


¿Qué haría entonces la diferencia? Contar con una infraestructura correctamente diseñada para mitigar todas las vulnerabilidades.


Continuamente escuchamos entre nuestros clientes hablar acerca de los casos de explotación de vulnerabilidades a bancos, a instituciones gubernamentales, a empresas privadas, y su comentario es, si a ellos les pasó en un Data Center, que horrores me podrían ocurrir en una “Nube Pública”. Por tal motivo, es importante conocer y entender las raíces principales de dichos incidentes, que especialmente están relacionados con un frágil diseño de la infraestructura y prácticas operativas internas con bajos criterios de gestión. Las empresas que proveen servicios de Nube Pública como Amazon, Microsoft y Google, por hablar de las únicas Tier 1 hasta el momento, cuentan con condiciones de seguridad física en cumplimiento de las mejores prácticas y lo legislativo, asimismo, se ocupan de cumplir con todas las certificaciones necesarias para operar y proveer el servicio que garantice la operación de sus clientes. Piénsalo así, ellos se ocupan de los ingenieros que mantienen los fierros en funcionamiento, los que configuran la seguridad y los que además desarrollan aplicaciones o herramientas que a ti como usuario te puede facilitar la experiencia en aprovechamiento de los servicios en la nube.


Pero, ¿Cómo defino mi plan de capacidad en la nube y que pasaría si mi demanda incrementa?


Una gran preocupación de los CTOs en las compañías es hacer un plan de capacidad adecuado, que cubra con las necesidades de demanda de tecnología de la empresa, pero qué además pronostique los posibles picos de demanda durante y hasta el cierre el año para garantizar la operación la empresa, sin disrupciones. ¡Suerte! Generalmente esto es una labor titánica pues; o el pronóstico es conservador y terminamos pidiendo un esfuerzo extraordinario por añadir más capacidad en el Data Center, o nuestro pronóstico fue muy optimista y terminamos pagando capacidad sobrada que no podemos trasladar o revender. Por fortuna el proveedor de Nube tiene esta flexibilidad, cuenta con diferentes modelos de uso que se permiten utilizar bajo demando y en caso de ya no requerir su uso, dejar de usarse. Reservar o subastar instancias permiten que el modelo de reducción de costos sea el más adecuado a las necesidades. Siendo la optimización de costos otro pilar muy importante en un diseño adecuado, es importante confiar en expertos en gestión de recursos de nube, para definir políticas y límites, ya que, al tener siempre capacidad para ti, algunos equipos confían tanto en la capacidad que olvidan ser frugales y cuidar los recursos.




¿Puedo obtener realmente beneficios en términos de costo?


En realidad sí, se pueden obtener ahorros y/o beneficios funcionales, porque recordemos que ya no tenemos que cargar con los costos del mantenimiento de los equipos físicos, la luz, la seguridad, los ingenieros certificados, etcétera, todos esos costos se encuentran integrados en el costo que se paga a los proveedores de nube y se prorratean entre todos los clientes incluyéndote a ti, tal y como funcionan las economías de escala. Lo más importante de la adopción de la nube, primero que nada, es estar plenamente convencido que es una solución adecuada para tu negocio, segundo que debe haber un compromiso total de la empresa en su adopción, es decir, sumergirse en un plan de transformación hacia la nube y tercero contar con la asesoría adecuada para elegir el modelo, los servicios, el diseño de la infraestructura, las pruebas de recuperación de desastres y todos los detalles finos que dejen tu plataforma en funcionamiento eficiente y garantizando ahorros. Los casos de éxito ya son muy tangibles en diversas integraciones a través de empresas de todos los tamaños.